Quiz√°s Alemania no estaba entre tus lugares so√Īados. Tal vez hasta hace unos pocos a√Īos ni se te cruzaba por la cabeza la idea de estar viviendo hoy aqu√≠. En una de esas viniste por amor, por un proyecto ajeno, persiguiendo una ilusi√≥n, anim√°ndote a una nueva aventura. 

Sea cual fuera el motivo que te trajo hasta aquí, puedo asegurarte que no es casual. Todo pasa por algo, todo tiene su razón de ser. Y, sin duda, venir a Alemania significa venir a APRENDER.

Entre los innumerables desafíos que afrontamos las mujeres que emigramos a Alemania, entre las incontables situaciones que nos provocan angustia y frustración, puede que por momentos llegues a pensar que viniste hasta aquí simplemente para sufrir, que no hay manera de sentirte plena y realizada cuando tu realidad actual te descoloca por completo una y otra vez.

Aunque suene fuerte, aunque parezca raro, quiero decirte que si llegaste hasta Alemania es porque éste es el mejor lugar para que vos aprendas a SER FELIZ.

Despu√©s de un a√Īo de estar trabajando como mentora de mujeres hispanohablantes en Alemania, hoy estoy m√°s convencida que nunca que si llegaste hasta aqu√≠ es precisamente para abrirte a la posibilidad de transformarte a vos misma y, por consiguiente, transformar tooooooda tu vida. 

Llegaste hasta aquí para hacer de tu capacidad de adaptación tu herramienta más poderosa y para demostrarte a vos misma cuán fuerte sos. Llegaste para cultivar la paciencia, para desarrollar la tolerancia a la frustración, para enriquecerte de las diferencias culturales, para apaciguar la autoexigencia y para reinventarte una y mil veces. Y, finalmente, llegaste hasta aquí para saber que sos muuuuuuucho más de lo que podés expresar hablando alemán.

No digo que sea f√°cil. Tampoco que se logre de un d√≠a para otro. Es un proceso, hay un largo camino por recorrer. Pero en tus manos est√° la decisi√≥n de transitar este camino desde el dolor o desde el amor.La vida te ofrece a cada instante infinitas posibilidades, tanto para enojarte como para aprender. Esa es tu elecci√≥n. Pod√©s elegir resistir o abrazar los cambios. 

Claro que nada va a ser como antes, por supuesto que muchas veces esos cambios nos incomodan, nos fuerzan a crecer de una manera que no nos gusta. La experiencia migratoria nos atraviesa por completo, se entromete forzosamente en cada √°rea de nuestra vida. Pero te aseguro que nada te hace m√°s fuerte, nada mejor para incrementar la confianza en vos misma, que el hecho de saber que pod√©s transformarte una y otra vez, en la medida que aprendas a fluir con los cambios. 

Siempre tenés la posibilidad de cambiar, de hacer las cosas de otra manera, de intentar algo nuevo, de incorporar hábitos hasta ahora poco familiares.

A m√≠ me toc√≥ aprender y crecer a la fuerza, a trav√©s del dolor. Hice lo que pude, como pude. Pero ahora s√© que este camino puede transitarse desde un lugar m√°s placentero, sin tanto sufrimiento. Se puede aprender desde el amor. Y ese es mi deseo para vos. 

Me encantar√≠a poder guiarte y acompa√Īarte en este camino. Estoy convencida de que juntas podemos dar los pasos necesarios para transformar tu vida y para manifestar una realidad m√°s alineada con tu esencia.

Creo profundamente que todas las mujeres que llegamos hasta aqu√≠ nos merecemos vivir la vida m√°s bella. Ojal√° te animes a so√Īar a lo grande y a creer en vos. Ojal√° logres adue√Īarte de tu poder y te atrevas a ser infinitamente FELIZ.

Con amor,

Gabriela

Pin It on Pinterest